“Tengo certeza absoluta que si todos supieran cuál es la real conexión de los derechos humanos con el turismo, se enfocarían en un desarrollo sostenible real y concreto, enfocándose primeramente que el desarrollo primero que se debe prestar atención es el impacto real económico en las comunidades o regiones el cuál debe ir ligado al cuidado del medio.” 

El turismo es un derecho, tal como se ha establecido internacionalmente, por lo que todo el mundo tiene derecho a disfrutar de ello. Es lo que se denomina turismo para todos.

Se considera que el turismo puede ser una importante fórmula para ayudar a los países en desarrollo a mejorar su calidad de vida, e incluso, salir de la pobreza. El turismo sostenible tiene así un papel fundamental que jugar en materia de alivio de la pobreza mundial.

Una de las piedras angulares del turismo sostenible, desde el punto de vista ecológico, social y económico es el bienestar de las comunidades pobres y la conservación de su entorno.

La sostenibilidad implica, pues, un proceso de cambios, que en el último termino depende de la voluntad y de los valores de los agentes sociales para liberarse de las inercias existentes y llevar a cabo las transformaciones necesarias en los sistemas que operan.

El turismo crea incentivos económicos para proteger recursos que de otro modo carecerían de un valor en el mercado: genera trabajos en destino, exige construcción de infraestructura que benefician por igual a residentes y visitantes y, además recibe ímpetus intermediarios de casi todos los sectores, puede asumir el papel de liderazgo en la adopción de planeamientos sostenibles al presionar a sus proveedores que le suministran bienes y servicios a su vez de forma sostenible.

La pobreza, pesa sobre el medio ambiente y los equilibrios del mundo.

Este fenómeno se traduce, sobre todo, en las grandes diferencias existentes entre los pueblos en el acceso a bienes y servicios básicos, y es consecuencia de los procesos económicos que, con diferentes resultados, se han experimentado en las últimas décadas.

La pobreza constituye una violación de los derechos humanos.

De las cinco categorías de derechos fundamentales; civiles, políticos, culturales, económicos y sociales; que en la Declaración Universal de los Derechos Humanos se proclaman inherentes a la persona humana, la pobreza viola los últimos siempre, los penúltimos, por regla general, los terceros con frecuencia y los primeros y segundos a veces. Y a la inversa, la violación sistemática de cualquiera de esos derechos trae consigo rápidamente la pobreza. En 1993, la Conferencia Mundial de Derechos Humanos ya admitió la existencia de un nexo orgánico entre pobreza y la violación de los derechos humanos.

Esos derechos son imprescindibles e indisociables. Su violación representa un atentado radical contra la dignidad humana en su conjunto y no un mero inconveniente soportados por remotos semejantes nuestros.

La pobreza tiene varias dimensiones que cambian dependiendo del lugar y el tiempo. La pobreza generalmente es una situación de la que se quiere escapar. Por lo tanto la pobreza es una llamada a la acción, tanto, para los pobres como para los ricos, la pobreza es una llamada a cambiar el mundo para que más ciudadanos tengan suficientes cobijos, alimentos, educación y salud, protección a la violencia y voz en sus comunidades.

La pobreza es la carencia de recursos necesarios para satisfacer las necesidades de una población o grupo de personas especificas, sin tampoco tener la capacidad y oportunidad de cómo producir esos recursos.

La pobreza no es un nivel de ingresos ni unas condiciones de vida, sino la negación de la totalidad o de una parte de los derechos humanos, de los que ella misma es causa y efecto a un tiempo.

La incidencia económica que tiene el turismo en las economías locales es un dato que no se puede pasar por alto. La OMT, ha demostrado y comprobado que si se desarrolla un turismo responsable de manera sostenible y a favor de los pobres, existe la posibilidad de atenuar la pobreza de una localidad.

Un abrazo;
Marta Lorenzini, Founder Ayllutures